Desatascar una tubería

El atasco de tuberías es algo demasiado frecuente en un hogar y lo más importante es que no siempre es necesario llamar a una fontaneria Villalbilla, ya que aplicando algunos trucos caseros, podrás evitarte un gasto innecesario. El desatascador es sin duda, la herramienta protagonista en estos casos. Funciona llenando el fregadero unos cinco centímetros y bombeando hasta que se haya eliminado el tapó que hubiera y el desagüe succione correctamente.

Pero si los métodos usados durante toda la vida fallan, se pueden usar otros como por ejemplo conectar al grifo una manguera y meterla todo lo que se pueda en el desagüe evitando que salga la menor cantidad de agua para que la presión que ejerza sea mayor.

Si el problema se encuentra en el inodoro, lo mejor es usar la escobilla enrollada en una toalla y moverla desde arriba hacia abajo hasta que se desatasque la tubería. Si ninguno de los métodos funciona, se puede usar sosa mezclada con agua hirviendo. Pero hay que tener mucho cuidado en estos casos ya que la sosa es muy tóxica y mezclada con agua puede provocar daños graves en la piel.

Prevenir un atasco

Una vez que las cañerías hayan vuelto a funcionar, lo mejor es mantenerlas así, por eso vamos a dar algunos consejos para que sigan funcionando al 100% durante el mayor tiempo posible. Lo primero que hay que hacer es evitar que los desperdicios se cuelen por los desagües ya que la avería podría salir muy cara. Además de suponer un gran derroche de agua es un gesto poco solidario con el medio ambiente. También es importante que abras, como mínimo una vez al mes, el tapón del sifón para quitar los residuos que se hayan podido ir quedando acumulados. También se puede hacer una limpieza sin usar productos químicos. Para ello bastará con echar medio vaso de vinagre templado y medio de bicarbonato. Con esto bastará para quitar la suciedad que se haya ido adhiriendo si aún no se ha formado un tapón. Además vas a conseguir que tu lavabo o fregadero no tenga malos olores por los residuos orgánicos. Otro truco que puede servirte es echar por el desagüe los posos del café ya que éstos también ayudan a eliminar los restos que comienzan a acumularse.

En cualquier caso, si a pesar de todos los cuidados se te han atascado las cañerías, lo mejor será avisar a un fontanero para que te lo solucione cuanto antes y evitar un mal mayor.